Numero de visitas

Videos sobre el universo

Loading...

viernes, 10 de agosto de 2012

Partícula de Dios -. Bosón de Higgs


Generalmente creemos tener claro el concepto de peso, sobre todo si estamos intentando perderlo, pero realmente el peso es una medida de fuerza que es el resultado de multiplicar la masa por la aceleración de la gravedad. La gravedad la entendemos desde la época de Newton. Ahora bien: ¿qué determina la masa? Esta cuestión traía locos a los físicos teóricos desde hace medio siglo.
Desde que en 1964, el físico británico Peter Higgs describió solo con la ayuda de un lápiz y un papel las ecuaciones que predecían la existencia de una partícula llamada bosón de Higgs nunca vista, pero necesaria para que funcione el Modelo Estándar sobre el que se basa la física actual. Es la partícula fundamental de lo que se conoce como el mecanismo de Higgs, una especie de campo invisible presente en todos y cada uno de los rincones del universo y que hace que las partículas inmersas en él tengan masa (ósea existe un campo que llena el espacio, y cuando las partículas interaccionan con él, adquieren masa). Esto suponía el único ingrediente del Modelo Estándar de la Física que aún no se había demostrado experimentalmente.
El bosón de Higgs es el componente fundamental de ese campo, de la misma manera que el fotón es el componente fundamental de la luz. Si la 'partícula de Dios' no existiera, tampoco existiría nada material en el Universo.
Si no fuera por el bosón de Higgs, las partículas fundamentales de las que se compone todo, desde un grano de arena pasando por las personas, los planetas hasta las galaxias, viajarían por el Cosmos a la velocidad de la luz, y el Universo no se habría 'coagulado' para formar materia (esto porque si despejásemos la velocidad de la famosa ecuación E = mc2, al tender la masa a cero la velocidad tendería a infinito). Por ese motivo, el editor del físico Leon Lederman creyó oportuno cambiar el título de su libro llamado originalmente 'The goddamn particle' ('La fuñia partícula') por el de 'The God particle' (La 'partícula Dios', aunque popularmente se ha traducido como 'la partícula de Dios').
La teoría dice que este peculiar campo llena el universo y aporta masa a todas las partículas que se mueven en él. Determinar si realmente existe nos lleva a una analogía. Si queremos comunicarnos con un amigo podemos hacerlo de cuatro formas: conversación directa, por teléfono celular, por correo electrónico o por carta. Para cada una de ellas hay un objeto que transporta la información: el aire, las microondas, el cable ADSL y el papel. Con las partículas subatómicas sucede algo parecido. Las relaciones que puede haber entre ellas las llamamos fuerzas. En la naturaleza hay cuatro: la gravedad, la electromagnética y dos fuerzas nucleares; una es la fuerte, que mantiene el núcleo unido, y otra la débil, responsable de la desintegración radiactiva beta.

Pues bien, cada una de esas formas de comunicación lleva asociada una partícula responsable de transportar la información. En el caso de la electromagnética, la partícula es el fotón; para la gravedad es el gravitón; y en la fuerza fuerte, el gluón –del inglés glue, pegamento–. La débil tiene tres partículas portadoras, los bosones W+, W- y Zº.  El bosón de Higgs seria la partícula responsable de transportar la información del campo responsable de la masa.

Recientemente la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) acaba de descubrir una nueva partícula subatómica que confirma con más de un 99% de probabilidad la existencia del bosón de Higgs. Con los resultados presentados, la existencia - es prácticamente un hecho.
ATLAS, uno de los dos experimentos del CERN que buscaba el bosón de Higgs, confirmo la observación de una nueva partícula a un nivel de 5 sigma (una forma de medir la probabilidad de que los resultados sean ciertos )Esta medición implica que la probabilidad de error es de tres en un millón (ósea una certeza superior al 99,99994%), una cifra que, oficialmente, es suficiente para dar por confirmado un descubrimiento.
Se suele poner como ejemplo el lanzamiento de una moneda al aire y ver cuántas veces sale cara. Por ejemplo, 3 sigmas representarían obtener ocho caras en ocho lanzamientos seguidos. Y 5 sigmas, 20 caras en 20 lanzamientos.
Algunas consideraciones sobre “La partícula Dios”

Como abran podido leer lo primero es que no es “La Partícula de Dios”, sino “La Partícula Dios”, en alusión de que sin ella nada podría existir, algunos fundamentalistas religiosos se oponían a las investigaciones realizadas por el CERN al pensar que estos buscaban demostrar que Dios no existe, realmente no sé si alguno de los experimentos lo contempla, pero por seguro, no en este caso, pues el objetivo era comprobar la existencia de la partícula mediadora del campo que crea la masa, lo único del modelo estándar de la física que no se había logrado probar de manera experimental. Personalmente sé que no hay ninguna evidencia con un nivel de 5 sigmas que  demuestre que dios no existe, además, el creer por fe es algo a lo que también los científicos están acostumbrados, que mejor muestra que esta del artículo, ¿acaso no creían la mayoría en la existencia del bosón de Higgs?

No hay comentarios: