Numero de visitas

Videos sobre el universo

Loading...

viernes, 28 de septiembre de 2012

El Triangulo de las Bermudas


El Triangulo de las Bermudas es un área geográfica ubicada en el Océano Atlántico entre las islas Bermudas, Puerto Rico y Florida estos tres puntos forman un triangulo casi perfectamente equilátero, famoso por las extrañas desapariciones que han ocurrido a lo largo del tiempo y las diferentes teorías que se pueden presentar. El área que ocupa este triangulo abarca aproximadamente 1.2 millones de km².

El vuelo 19

El vuelo 19 es uno de los casos más famosos de las desapariciones en el triangulo de las bermudas, 5 aviones en un vuelo de entrenamiento perdieron noción del rumbo y de su propia ubicación, ya que según se dice sus brújulas habían dejado de funcionar, los 5 aviones sobrevolaron largas horas sin saber su rumbo y luego de su última comunicación por radio nunca más se supo nada de ellos. Un avión de rescate salió en su búsqueda y desapareció 27 minutos después de haber sobrevolado ese sitio.

Se sabe que el clima era inestable y miembros en tierra de la operación cuentan que el piloto Taylor (líder) había perdido el sentido del espacio y que había entrado en un estado de desesperación.

"Si aterrizas en el agua con olas de 8 o 10 pies el avión se destruye, como contra un muro de ladrillo", "Lo que creo que sucedió es que aterrizó, se quebró y probablemente nadie pudo salir, si alguno lo hizo no debe haber durado mucho en la tormenta".

Otros mitos
·         La Atlántida Perdida
·         Túneles transdimensionales

El Clima

El clima en el triangulo de las Bermudas es inestable debido a la inmensa corriente que azota los mares provenientes de la corriente del Golfo de México, esta zona presenta fuertes vientos que alcanzan 110 km/h produciendo fuertes tornados, las fuertes lluvias y los huracanes tsunamis son algo normales en este clima, desarrollando fuertes tormentas eléctricas y climas que pueden cambiar de la calma total a un terrible huracán en medio del océano en muy poco tiempo.
El Gas Metano

El gas metano es encontrado en todas las aguas oceánicas, lo que algunos marineros describen como que el mar se abre en dos y se traga lo que encuentra.
Una embarcación petrolífera fue hundida tras haber roto una gran bolsa de gas metano, la embarcación se hundió en cuestión de minutos.
Un experimento científico demostró que es posible que el gas metano ascienda a la superficie del agua por las erupciones localizadas en ese sitio. Al ascender a la superficie es como un agujero negro absorbe todo lo que este a su alcance hasta el fondo del mar sin dejar rastro alguno.

Opinión de los expertos

Diversos estudios científicos confirman que el Triángulo de las Bermudas no es más que un mito creado por el hombre. Esa es por lo menos la conclusión a la que llegaron prominentes académicos —incluido un equipo de investigadores de la National Geographic— que estudiaron las supuestas desapariciones de barcos y aviones en el Atlántico Norte, entre las islas Bermudas, Puerto Rico y Fort Lauderdale (Florida-Estados Unidos).

Inclusive el famoso explorador submarino, Jacques Cousteau, no vacilaba en calificar de “leyenda prefabricada” al Triángulo de las Bermudas. “El tan comentado Triángulo de las Bermudas no es tal punto de desapariciones misteriosas —decía—, sino un simple montaje publicitario que radica en el interés de ciertas empresas editoriales por vender libros”.

El estadounidense, Lawrence Kusche, sostiene que la leyenda del Triángulo de las Bermudas es un misterio manufacturado, en su libro “El misterio del Triángulo de las Bermudas solucionado”, hace exhaustiva relación de casos citados usualmente como misteriosas desapariciones en la zona. Tras estudiar 33 incidentes registrados entre 1840 y 1973, llegó en 1975 a la conclusión de que la mayoría de los siniestros había sucedido en realidad fuera de la misteriosa zona. Para ello, el investigador analiza acudiendo a fuentes como los registros de Lloyd\’s, los informes de la Guardia Costera o los servicios meteorológicos de los Estados Unidos, las reseñas en la prensa de la época y las investigaciones oficiales, entre otros.
Incluso, en un caso memorable, Kusche pudo acudir al testimonio directo de una de las “víctimas” del Triángulo: el aventurero Bill Verity, a quien algunas fuentes daban por desaparecido en 1969 y que se sorprendió mucho cuando el propio Kusche se puso en contacto con él por teléfono para contárselo.
Como comprobó el investigador, la gran mayoría de los naufragios o desapariciones atribuidas al Triángulo fueron reales, aunque casi nunca misteriosas. Para empezar, siendo consistentes con la leyenda descartó un buen número de estas catástrofes, sencillamente porque ocurrieron fuera del Triángulo. En algún caso, incluso, ni siquiera en el mismo mar: el Freya, supuestamente desaparecido en el Triángulo de las Bermudas en 1902, navegaba en realidad por el Océano Pacífico, y el Bella, del que se dice que se desvaneció en el Triángulo en 1854, naufragó antes de abandonar el Atlántico Sur.

Sentido común: solo hay que buscar en la red las imágenes de las rutas marítimas y aéreas que por allí pasan, ¿cree usted que ante un inminente peligro esas grandes corporaciones arriesgarían su costosísima inversión?

jueves, 13 de septiembre de 2012

Diferencia entre medir la intensidad y la magnitud de un terremoto.


La intensidad de un terremoto no indica la energía que libera, sino simplemente expresa el grado de destrucción que ha alcanzado, al analizar las consecuencias sobre las personas y las construcciones. La magnitud de un terremoto, en cambio, es una medida física de la energía que libera y es, en consecuencia mensurable.

Las escalas más usadas para medir la intensidad son la de Richter y la de Mercalli, la primera representa la energía sísmica liberada en cada terremoto y se basa en el registro sismográfico. Es una escala que crece en forma semi logarítmica, de manera que cada punto de aumento puede  significar un aumento diez o más veces mayor de la magnitud de las ondas (vibración de la tierra), pero la energía liberada aumenta 32 veces. Una magnitud 4 no es el doble de 2, sino que 100 veces mayor, la segunda Creada en 1902 por el sismólogo italiano Giusseppe Mercalli, no se basa en los registros sismográficos sino en el efecto o daño producido en las estructuras y en la sensación percibida por la gente. Para establecer la Intensidad se recurre a la revisión de registros históricos, entrevistas a la gente, noticias de los diarios públicos y personales, etc. La Intensidad puede ser diferente en los diferentes sitios reportados para un mismo terremoto (la Magnitud Richter, en cambio, es una sola) y dependerá de:

a)La energía del terremoto,
b)La distancia de la falla donde se produjo el terremoto,
c)La forma como las ondas llegan al sitio en que se registra (oblícua, perpendicular, etc,)
d)Las características geológicas del material subyacente del sitio donde se registra la Intensidad y, lo más importante,
e)Cómo la población sintió o dejó registros del terremoto. 

Los grados no son equivalentes con la escala de Richter. Se expresa en números romanos y es proporcional, de modo que una Intensidad IV es el doble de II.

La magnitud de un sismo se mide en la escala sismológica de magnitud de momento, continuamente escuchamos y leemos “un terremoto de magnitud 7 en la escala de Ritcher”, esto no es posible pues la escala de Ritcher determina la magnitud de sismos de entre 2,0 y 6,9 grados y de 0 a 400 kilómetros de profundidad. Por lo que decir que un sismo fue superior a los 7,0 grados en la escala de Richter se considera incorrecto.

La escala sismológica de magnitud de momento está basada en la medición de la energía total que se libera en un terremoto. Fue introducida en 1979 por Thomas C. Hanks y Hiroo Kanamori como la sucesora de la escala de Richter, esta escala coincide hasta 6.9  con la escala de Richter y después continúa con los parámetros. La misma es exponencial y el grafico que ilustra el articulo indica como varia su magnitud de un grado a otro, nótese que las primeras escalas son tan pequeñas con relación a las posteriores que ni siquiera se ven en el grafico.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

35 años viajando


Haciendo honor a su nombre ya la Voyager 1 se encuentra actualmente a casi 120 Unidades Astronómicas del Sol (una Unidad Astronómica equivale a la distancia entre la Tierra y el Sol, unos 150 millones de kilómetros). La nave fue lanzada como parte de la misión interestelar Voyager, junto con la sonda Voyager 2, hace justo ahora 35 años. 

Inicialmente, la misión de estas dos sondas era la exploración de Júpiter y Saturno, y después de diversos descubrimientos en estos planetas, el proyecto se prorrogó. La sonda Voyager 2 exploró además Urano y Neptuno, y posteriormente las dos continuaron su viaje para conocer mejor las fronteras del sistema solar.
Un estudio de la Universidad Johns Hopkins de Maryland (EEUU) concluye que la sonda espacial Voyager 1, lanzada el 5 de septiembre de 1977, no está tan cerca de la heliopausa (el límite donde desaparece el viento solar y comienza el medio interestelar) como consideraban los científicos. 

La Voyager 1 está ahora en la heliofunda –la región anterior a la heliopausa– donde el viento solar disminuye y se empiezan a manifestar los efectos del medio interestelar. En esta zona de transición es en la que se supone que el plasma solar se desvía de su trayectoria radial a otra meridional. 

Pero desde 2011, la sonda Voyager 1 se fue reorientando periódicamente para medir este flujo norte-sur, y los resultados muestran que no existe viento meridional significativo. Los nuevos datos indican que, al contrario de lo que se pensaba, la sonda no está a punto de cruzar la frontera del sistema solar. 

La investigación, dirigida por Robert Decker, sugiere que nuestro conocimiento de los límites del sistema solar debería ser reconsiderado, y apunta también que quizá sea necesaria una nueva formulación teórica de la interacción del viento solar con el medio interestelar.